Después de traicionarnos: ¡La CTM pretende despojarnos de nuestros bienes sindicales!*

Los trabajadores de Uniroyal, que sufrimos el cierre ilegal de nuestra fuente de trabajo el 4 de agosto del año 2000 por parte de la transnacional francesa Michelin, la número uno en producción de llantas a nivel mundial, con la descarada colaboración de nuestros supuestos representantes y del asesor jurídico, Juan Moisés Calleja, denunciamos la pretensión de la corrupta central oficialista por excelencia, la Confederación de Trabajadores de México (CTM), de adueñarse ilegalmente de nuestras instalaciones sindicales, el único patrimonio que pudimos rescatar.

No conformes con firmar el cierre de la planta, de amenazarnos con que si no cobrábamos las indemnizaciones quedaríamos a la deriva, sin pago alguno, los integrantes del Comité Ejecutivo de nuestro sindicato pretendían apropiarse de nuestros bienes sindicales: los edificios pagados con nuestras cuotas, ubicados en el barrio de la colonia Huichapan en el DF y en Querétaro. Incluso llegaron al punto de armar
con metralletas a un grupo para amedrentarnos, en nuestras propias instalaciones, en marzo el 2001, cuando les exigíamos cuentas de su firma del cierre de la planta.

Además, firmaron con anticipación, al cierre un contrato de Protección patronal a favor de la transnacional francesa, para reabrir su planta de Querétaro, con condiciones de miseria y sin ningún derecho para los nuevos trabajadores y trabajadoras, lo que les da la oportunidad de trabajar sin cumplir con el Contrato-Ley de la Industria, súper explotando a los nuevos trabajadores.

Y ahora, 14 años después pretenden nuevamente apoderarse de lo que no es suyo, con la colaboración de un grupo de traidores, convocando a una supuesta Asamblea General en la CTM de Querétaro, a la que por fortuna no asistieron más de 5 compañeros. Por ello, nuevamente denunciamos el papel traidor y entreguista de la CTM y a quienes le sirven como vasallos, para apoderarse de nuestros bienes sindicales. Esos bienes deben ser vendidos, para repartir los escasos beneficios entre quienes somos sus legítimos propietarios: los ex trabajadores de Uniroyal, que nos manteníamos activos hasta el cierre de la fábrica, los 650 trabajadores que sufrimos el despido masivo por parte de la patronal.

Por lo anterior, repudiamos la nueva intromisión de la CTM en nuestro
proceso de liquidación de los bienes sindicales, exigiendo que no entorpezca el ya de por sí difícil proceso de venta de los bienes, pues está claro que de nueva cuenta pretenden apropiarse de lo que no es suyo.

 

¡Fuera la CTM de Uniroyal!

 

Atentamente:

La Comisión Liquidadora de los Bienes del SUNTU**

Arnulfo González Nieto

Mario Alberto Blas Brito

Sergio Romero Moreno

José Hernández Martínez

José Luis Jiménez Hernández

José  Luis Sánchez Salinas

 

Firmas de apoyo…

 

***

 

El día 7 de septiembre, los trabajadores del sindicato de Uniroyal nos reunimos en una asamblea con el único fin de tomar acuerdos  y definir la estrategia a seguir para defender nuestros locales sindicales, los cuales están siendo amenazados por la corrupta CTM.

La participación de los compañeros de  Querétaro fue muy entusiasta y todos decidimos confirmar nuestra autonomía  y nuestros propios destinos; asimismo, acordamos enfrentar tanto a la CTM como al traidor Álvaro Ugalde García, quien presume su amistad con el gobernador de Querétaro, José Calzada, así como con el presidente municipal de la misma ciudad, Roberto Loyola; lo cual, dice y presume para poder despojarnos de nuestro haber sindical  con ayuda de un periódico local  llamado Noticias, el cual sigue publicando de forma servil  y mentirosa la conformación de un comité liquidador espurio  que, con la complicidad de la CTM,  desinforma y divide a los trabajadores —quienes desde hace varios años protegen el local de Querétaro, ya que el local de Tacuba fue tomado en forma por demás violenta por un grupo de extrabajadores que también reclaman su participación en la venta de los inmuebles. Es indispensable que sepan que, en un acta de asamblea del 9 de septiembre de 2000, tomada ante notario público, se acordó por mayoría excluir a todos los trabajadores que se retiraron de la empresa de forma voluntaria antes del cierre ilegal de la fábrica el 4 de agosto de 2000. —ya que a todos esos trabajadores se les ayudó con un salario mínimo por trabajador cuando se retiraron.

Estos extrabajadores quisieron organizar una asamblea el mismo día que nosotros, aquí, en el local de Tacuba, pero los compañeros de Querétaro dejaron el transporte vacío y no asistieron a esa falsa asamblea, lo cual demuestra que no están dispuestos a seguirle el juego a los traidores. Por último, hacemos un llamado a todos los colectivos y organizaciones a que sigan denunciando al periódico Noticias de Querétaro, así como a la CTM, por su intromisión en la autonomía del Sindicato de Uniroyal. 

De paso, denunciamos a la empresa Michelin, planta Querétaro, por la esclavitud en la que mantiene a los trabajadores queretanos —bajo un contrato de protección que los hace laborar hasta 12 horas diarias y con las mínimas prestaciones laborales. Todo esto, con la complicidad de la corrupta CTM.



* Los dos comunicados que aquí se reproducen fueron distribuidos a través del correo electrónico. El primero, el 24 de agosto y, el segundo, el 8 de septiembre de 2014.

** Sindicato Único de Trabajadores de Uniroyal