Trabajadora de Luz y Fuerza del Centro: Mis experiencias en la lucha

 

Yo soy trabajadora de Luz y Fuerza aproximadamente hace quince años, antes de que el gobierno Federal de Felipe Calderón emitiera su decreto de extinción de la empresa Luz y Fuerza del Centro, que es una empresa que tiene, que tenía la existencia de ciento cinco años, el tiempo de vida de esta empresa, pero antes de llegar a luz y fuerza fui trabajadora a los servicios del Sindicato Mexicano de Electricistas, entonces combinados, sumados los dos lugares tengo aproximadamente, hasta el día once de octubre [2009], veintiséis  años y medio, casi veintisiete años de estar suscrita con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). Y trabaje primero ahí, como le digo, en el Sindicato Mexicano de Electricistas y a esos trabajadores que están en ese servicio se les llama socios comisionados, son trabajos de oficina y de intendencia que sirven para colaborar con trabajos administrativos que los dirigentes que llegan allí a ocupar los puestos a través del voto secreto y directo, apoyarlos, pero somos trabajadores al servicio del sindicato y nos daban el seguro social, el INFONAVIT y algunas prestaciones de acuerdo a como estuvieron las finanzas del sindicato.

Después de 12 años y medio tuve la oportunidad de ingresar como trabajadora directamente a la empresa Luz y Fuerza y ahí estuve casi quince años.

 

[En octubre de 2009, Calderón decidió tener la destrucción de la compañía y en ella la destrucción de la lucha del sindicato, él quiere tener la destrucción.] En un primer momento tanto trabajadores como trabajadoras fue de desconcierto, un desconcierto total. Y nos enteramos a través de la televisión, de las noticias de la televisión, de cómo estaban ingresando las fuerzas militares a ocupar nuestros centros de trabajo, y entonces se hizo muy sigilosamente.

 

(Antes de eso yo quiero decirle que en nuestro sindicato había una contienda electoral interna muy fuerte, porque era muy común y normal en el sindicato y así lo establecen los estatutos que cualquier trabajador tiene el derecho de coaligarse con otros trabajadores formar grupos y discutir la política sindical ¿no? Y en ese sentido a lo interno de la dirección del Sindicato Mexicano de Electricistas hubo una escisión, se abrieron dos corrientes que estaban dentro de la dirección y hubo una contienda muy fuerte., mucho muy fuerte,  y el elemento que se escindió, que fue Alejandro Muñoz [líder de un corriente] pudo acaparar el descontento que existía hacia la dirección porque se veía que la corrupción estaba muy fuerte, entonces los trabajadores de base ya decíamos ya basta, no queremos esto, y el que podía tener la capacidad para esto era ese elemento, y como fue muy fuerte en ese momento se llegó a solicitar ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, a decir, a cuestionar la legalidad o la transparencia, más que la legalidad la transparencia de ese proceso electoral, un problema interno que teníamos comúnmente, se hizo uso de las instancias legales y las instancias legales aprovecharon esto para golpear al sindicato el once de octubre, ese es un precedente muy importante porque después a lo largo de los nueve meses que han transcurrido, esos dos dirigentes se han mantenido, se han mantenido uno y otro con su propia idea de lo que es el sindicato.)

 

Las trabajadoras entonces nos reunimos al día siguiente al sindicato y ahí escuchamos, estuvieron en primer momento del once al doce de octubre porque desde la noche ¡eh!, desde la noche todo el día, el doce de octubre hubo una asamblea y estuvieron los dos dirigentes, primero fue un mitin después hubo una asamblea donde se tuvieron pláticas de gobernación, cuando se tienen estas pláticas en esos dos tres días vuelven a romper estos dos dirigentes, porque cuando se estaba dando la pugna interna el que se abrió que es Alejandro Muñoz siempre dijo: “…cuando esté en riesgo nuestro trabajo, cuando esté en riesgo nuestro sindicato vamos a hacer un frente común”, esa fue una palabra que dio y fue una palabra que no cumplió, porque después de haberse juntado con gobernación uno y otro no se pusieron de acuerdo y caminaron en forma distinta y como los dos tenían casi igual numero de adeptos entonces por eso es que se vino después la liquidación, y yo creo, y esa es mi reflexión en esto, de que muchos de mis compañeros se han liquidado al ver esa división interna en la dirección, esa falta de orientación y esa falta de credibilidad de quienes estaban encabezando el movimiento de resistencia, porque si, Martín Esparza [líder de otro corriente, jefe de Sindicado.] tenía una falta de credibilidad muy alta, no es casual que casi quince mil trabajadores en la primera, en la primera oferta de liquidación se hayan vendido en menos de un mes.

 

Habemos ahorita aproximadamente unos doce mil, doce mil se dice, activos de cuarenta y cuatro mil y pico que éramos, no, no, no somos como dieciocho mil, ahorita no tengo la cifra exacta pero casi las tres cuartas partes de los compañeros que se fueron, pero yo tengo otra reflexión de que, por un lado la necesidad, porque fue de la noche a la mañana nosotros no nos lo esperábamos, el viernes nos dijimos: “nos vemos el lunes…hasta el lunes”, cuando ya no teníamos trabajo, otra pero muy importante es que mucha gente decía: “yo no me voy a quedar porque no veo claridad hacia donde va a conducir este movimiento”, porque venía de un cuestionamiento muy fuerte de Martín por su enriquecimiento ilícito de las corruptelas internas del sindicato y la empresa, o sea, esa fue una debilidad muy fuerte.

 

Esos son los primeros días que se dieron y la respuesta de los trabajadores y las trabajadoras era de mucho coraje de muchas ganas de hacer cosas, es más planteaban ir a tomar las instalaciones, estar ahí para no dejar entrar ni salir a nadie, pero la dirección dijo no, por un lado el que se escindió fue muy clara la negociación que tuvo con el gobierno, lo que le ofrecían, le ofrecieron cooperativa, le dieron mucha lana, etcétera, etcétera y con él se fue mucha gente y se liquidó, pero en la resistencia, los que nos quedamos en la resistencia la encabezó Martín, ese dirigente fuertemente cuestionado por muchos, yo sostengo que por más de  la mitad de los cuarenta y cinco mil agremiados al SME ¡eh!, pero él se ha venido ganando el reconocimiento a través de estos nueve meses porque ha estado al frente de esta lucha, es el que…el que ha estado resistiendo, pero además el gobierno no lo reconoce, lo reconoce solamente como el dirigente moral, pero no con la representatividad legal que lo mantiene y aprovechando que mucha gente que nos quedamos en la resistencia tiene también ese cuestionamiento de ser el secretario general, eso pasa a un segundo término, si es o no reconocido como secretario general, sino que lo importante es que está a la cabeza de una resistencia, y lo primero que se planteo ante la dirección, la dirección lo primero que planteo es una resistencia civil y pacífica y todas aquellas voces que siempre plantearon hacer acciones más fuertes fueron acallados.

 

Pero también este sindicato después de esa democracia que se veía, nada más era una democracia interna electoral, las bases estaban muy poca interesadas en el sindicato, es otra debilidad, ya son varias, o sea, al igual que al SME no fue gratuito, el gobierno estuvo analizando perfectamente cuales eran las debilidades del sindicato, hacia afuera se veía como un sindicato combativo, democrático y su democracia se basaba en eso nada más, de estar en una democracia electiva de sus representantes, cada año se elegía a la mitad de la dirección del sindicato y cada año la otra mitad, y en intermedio los dirigentes medios cada año, o sea que todo el año había elecciones, todo el año, y entonces más allá de discutir la problemática, le digo esto para que entendamos un poco más la respuesta después de los trabajadores, los primeros mese, entonces discutir que hacer y demás, estos representantes medios que eran dirigentes de los trabajadores de los departamentos de trabajo, porque había diferentes departamentos, que de los que están en línea, los que están en la comercial, los que están atendiendo tomando la lectura, eran diferentes departamentos.

 

Entonces cada uno de esos departamentos donde estaban ciento cincuenta trabajadores había un representante, esos representantes se ruñían, pero en vez de reunirse y discutir el quehacer político nacional, el quehacer político de los sindicatos, se limitaban a gestionar o administrar las prerrogativas del contrato, ¿qué es eso?, vamos a decir… en el contrato decía que teníamos derecho a mil pesos en la compra de lentes, entonces ellos andaban haciendo esos trámites, cuando el trabajador los podía hacer, que tenía derecho a que le dieran un préstamo para comprar un refrigerador, ese representante andaba haciendo esa gestión, a eso se dedicaban a administrar y dejaban a los trabajadores con un paternalismo que todo lo resolvían y no le costaba nada, entonces esa fue otra debilidad de el sindicato. Entonces, de repente nosotros los trabajadores nos vimos así pasmados, sin la costumbre o el hábito de la lucha, porque nuestra lucha era nada más ir a depositar, que le daban una boleta de votación y depositarla en la urna, por quien nosotros creíamos que era el mejor, entonces ya se da el golpe y la dirección dice civil-pacífica y aquel que se vaya a hacer otra cosa va por su cuenta, todos los demás nos quedamos haciendo lo que hace la dirección y así nos quedamos, pero no se dio una discusión interna fuerte, pero en la medida que va pasando el tiempo, esa necesidad de manifestar, de dar a conocer a la gente a la población, como estaba el problema, se desbordó por parte de los trabajadores, empezamos por las marchas a hacer pancartas y dar información, pero aquí nos topamos con otro asunto con la población, que lo manejo muy bien el gobierno a través de los medios de comunicación y fue otra debilidad, que tampoco lo vio el sindicato, o hubo voces que dijeran es que nuestro amigo o nuestro aliado más cercano es el usuario el que le damos el servicio de energía eléctrica, pero se fomento mucho la corrupción a la población le cobraban hasta para venir a conectarle la luz y eso fue a propósito a través de muchos años, porque este golpe se ha planeado de muchos años atrás, entonces el sindicato se hizo de la vista gorda, la dirección del sindicato hizo como que no veía, aunque existían voces que decían; “es que eso está mal”.

 

Y entonces los medios de comunicación lo aprovecharon pues es que son improductivos, son unos corruptos y entonces la población empezó a decir si es cierto, aunque no le constara, pero escuchaba que otra persona o las largas filas que había por la falta de modernización y demás, la culpa tienen los trabajadores, esa fue la guerra mediática que nosotros sufrimos, entonces nosotros tuvimos que salir ante la población a explicarles porque se daban este tipo de cosas, fue una confrontación muy fuerte con la población los primeros meses nos hacían picadillo prácticamente, entonces imagínese, los mismos compañeros veían todo eso y decían: “no es que ni siquiera el usuario nos entiende, ¿Qué estoy haciendo aquí?, ¿Qué perspectiva tengo de ganar en esta lucha?”. O sea, se fueron no solamente porque no veían perspectiva o una dirección por parte del sindicato, a parte de las necesidades, pero también la reacción de todo lo que planeo el gobierno, fue muy fuerte, o sea, no fue cualquier cosa, actualmente tenemos muchos fallecidos que han muerto por paros cardiacos, activos y jubilados, porque el golpe moral fue muy fuerte, imagínese que va uno a tocar la puerta y decirle ¿oiga puede apoyarme con una firma? Y que le cierren a uno la puerta y le digan, no que bueno que los liquidaron, que bueno que ya no tienen trabajo y remontar eso fue fuerte, y los que nos quedamos dijimos, no pues yo con la frente en alto, yo no fui de ese tipo de trabajador, porque de cuarenta y cuatro mil trabajadores que éramos, era una área: la comercial, a la que yo pertenecí la que le daba la cara al usuario, pero esa área entre hombres y mujeres no éramos más de tres mil trabajadores, entonces de esos tres mil trabajadores eran póngale usted un dos por ciento o un diez por ciento de los que eran malos trabajadores y que descrinaban o robaban a los usuarios, si, de esos tres mil eran como la mitad, 1500 malos  trabajadores que daban muy mal imagen, no eran los 44000 trabajadores, pero el gobierno lo uso muy bien, perfectamente esto, el remontar esta situación y explicarle a la población, cuál era el fondo, del decreto de extinción, de privatizar la industria eléctrica, dar y privatizar la fibra óptica, que ya la dieron. Y destruir un sindicato, a pesar de todas las debilidades que le he mencionado eh, a pesar de esas debilidades, era un sindicato que cuestionaba las política económica de este gobierno, era importante desaparecerlo, no sólo para privatizar la energía eléctrica, sino todo el sector eléctrico; le iba a platicar también de eso, de cómo se violenta la ley del servicio publico de la energía eléctrica, porque si hay una industria fuertemente regulada por las leyes mexicanas es la industria eléctrica y entonces este, el gobierno sabe que está violentado, ha reformado esa ley. En el 99 quiso reformar la constitución y este sindicato aglutino, incluso a los trabajadores de CFE(Comisión Federal de Electricidad)en contra de querer reformar la constitución, no pudo entonces, se fue por las leyes secundarias; el objetivo fundamental de este golpe es eliminar a este sindicato mexicano de electricistas,  porque es una piedra en la privatización y lo estuvieron perfectamente viendo, cuáles son todas sus debilidades, sí, para poder darle un golpe y minimizarlo, pero aún así después de nueve meses, un importante número de trabajadores estamos en la resistencia y estos trabajadores que estamos en la resistencia, si usted platica con ellos, son trabajadores que ya piensan de manera diferente, sí, ya no están a taticos, el hecho de  adquirir escuela,  el hecho de ir a la población, y  hablarles de cómo este golpe, no sólo para el sindicato de electricistas o para los trabajadores agremiados  a este sindicato, sino que va hacia, es un golpe a toda la clase obrera, sí. En está transformación del pensamiento de los trabajadores de que  este problema no es  un problema gremial, sino es un problema del sistema, eso plantea otro tipo de trabajadores, otro pensamiento que está ahí, por eso la resistencia de no ir a liquidarse, el no liquidarse representa muchas cosas, es el salto de conciencias de conciencias, como clase trabajadora, como clase obrera, eso es en lo que se ha transformado en estos nueve meses.

 

Cómo se manifiesta eso, en que ya han desarrollado una serie de actividades, muchas: la huelga de hambre, es la misma huelga de hambre de los compañeros, sí, porque esté no es una primera huelga, anteriormente en diciembre se hizo una huelga de hambre de mujeres, y se levanto, eran puras mujeres, después de hizo acá en el zócalo, entonces los compañeros huelguistas, que ya llevan casi noventa días, este, están en  una situación extrema de su salud y ellos no quieren dejar la huelga de hambre, porque en carne propia hemos sentido, como un estado represor se apropia de las conquistas de los trabajadores, el sindicato tiene 96 años de existencia, durante esos 96 años, todo lo que dice el contrato colectivo de trabajo, fue una lucha frontal, sí, ¿cómo se manifiesta?, cómo podría yo decirlo este, el hecho de que están al pendiente los trabajadores, están buscando cómo sobrevivir, como comer, como fomentar, las necesidades básicas de la familia y no dejar la lucha sindical por ejemplo no, el hecho de que todavía ante cualquier llamamiento de la dirección del sindicato para hacer alguna acción, ahí están, o sea es un movimiento constante, constante. El hecho de que los trabajadores, ahora se reúnen y cualquier, todos los días a cualquier hora, en donde usted vaya, los compañeros electricistas  están discutiendo, están reflexionando las noticias, qué es lo que se está diciendo, cómo se pasan comentarios de unos a otros, cómo les está yendo en la visita a la población, a  los sindicatos y además no crea que no son más críticos, con lo que esta diciendo los dirigentes, lo que ha pasado, lo que dijeron. Cómo las leyes, las leyes del grupo en el poder, como se entiende claramente, los trabajadores electricistas no tienen la menor duda, de que estas leyes obedecen a los intereses de la cúpula del poder y de que el sistema, el sistema de la impartición de justicia, a través de la suprema corte o lo mismo que fue la cámara de diputados y de senadores, la cámara de representantes, cómo ellos no quisieron entrarle al problema de que se estaba violentando hasta sus facultades, entonces es muy claro de cómo obedece a intereses de lo que digan los poderosos, a los trabajadores electricistas, de que todo lo que han dictaminado es inclusive en contra de lo que dicen las leyes, la legalidad para nosotros se ha hecho pedazos, no hay un estado de derecho que ellos pregonan; es la percepción de los trabajadores electricistas, de cómo el poder quiere a un estado y sus diferentes formas de presión para sacar adelante lo que dicen esos grupos de poder, entonces para nosotros la resolución de éste problema, aunque se han buscado las formas legales, sabemos que eso no nos va a dar la solución, lo que puede conducir, tiene que ser una respuesta política, pero no una respuesta sólo de los trabajadores electricistas, sino de toda la clase obrera, pero la clase obrera no está clara de lo que está pasando. La misma clase, los demás trabajadores de otros sindicatos, una mayoría, no digo que todos, una mayoría, no entiende que después del golpe que nos dieron, siguen ellos. Y esa es otra labor que nosotros venimos haciendo con los trabajadores de petroleros, con los electricistas del SME, con los  ex universitarios, con los fabriles, con las amas de casa.

Ahorita estamos llamando a la huelga política, a la huelga general para el 26 de septiembre [La huelga general no tuvo lugar. El gobierno inició nuevas negociaciones.], se esta trabajando también en ese sentido, parar la embestida de los grupos de poder, sí, no va a ser a través de las leyes, ya lo vimos, no les interesa aplicar un estado de derecho, tiene  que ser una respuesta política pero de la clase obrera, se esta dando un salto muy fuerte del pensamiento de los electricistas, que quedamos en resistencia, pero incluso de algunos que se liquidaron, ese es el salto, es decir para que nos puedan responder, hay que decirle a la población que no es un problema solo nuestro, es un problema de todos los trabajadores, de todos los oprimidos para parar esta gran ofensiva, porque estos grupos de poder quieren sacar su crisis, su crisis económica, aplastándonos a todos, eso es lo que nosotros vemos. Ha sido un salto muy importante en el pensamiento  de los trabajadores.

 

Y las mujeres junto los trabajadores varones, han cumplido un papel importante, no sólo las trabajadoras, sino también las esposas de los trabajadores, también están apoyando, están en las marchas, son las que están haciendo, son mujeres, por ejemplo, las que están atendiendo un comedor, el comedor ha sido muy importante, porque llega un momento en que quienes van a brigadear no tiene para comer, y llegan a comer ahí. Hombres y mujeres están atendiendo eso o que no tenían donde dejar a los niños, hay una guardería y hay un grupo de mujeres y algunos hombres pero quien encabezan esto son las mujeres y quienes están viendo ese asunto. De las mujeres, la primera vez que hicieron la huelga de hambre fueron mujeres, para llamar la atención de la situación, las primeras que empezaron a marchar fuertemente, fueron las  mujeres, las mujeres empezaron a empujar; hasta los mismos compañeros decían, oigan  las mujeres nos están poniendo el ejemplo, sí fue muy importante, ahorita tanto hombres como mujeres, después de nueves meses, ésta lucha va para largo, se está viendo como sobrevivir. Y ya no es lo mismo sí ustedes ven ahora, han disminuido, hasta nos dicen han disminuido, ha llegado a otra etapa la lucha, a otra etapa porque ya nos posible estar al cien por ciento en la lucha, porque los que nos apoyaban y se solidarizaron con nosotros, las familias y demás, ya no pueden, no es que ya no quieran, ya no pueden, las compañeras andan vendiendo cosas: cosméticos, sacan su estufa afuera o anafre, venden quesadillas, andan vendiendo ropa o sea, en el mercado informal, porque en el mercado formal nadie ha conseguido trabajo porque además estamos denunciados o boletinados, sí ,para que no nos den trabajo, quienes han conseguido trabajo, a la hora de darles el seguro social, la seguridad social, vota en el sistema que fue trabajador de luz y fuerza, inmediatamente despedidos de nueva cuente. Y andan de taxistas, compañeros que andan haciendo trabajo de albañilería,  electricidad en el mercado informal, es decir en otra etapa, están buscando, pero también están al pendiente o se incorporan a algunas actividades, de mítines de marchas, de ir a ver cómo siguen los compañeros en huelga de hambre etc., es una lucha que quieren acabarnos a través del reporte, de  la inadmisión, por el hambre o por no tener recursos, para evitar esos hay que buscar esos recursos y las mujeres están buscando cómo mantener la familia y cómo estar en la lucha. Hombres y mujeres, yo no veo mucho la diferencia que están haciendo los hombres y mujeres, hombres y mujeres en esta lucha ha sido por igual, no veo las diferencias en ese sentido.

 

La familia se ha incorporado, otra cosa, la familia también se ha transformado, el pensamiento del trabajador y trabajadora se ha transformado, también se ha transformado la familia electricista, ha sido muy importante, porque el trabajador electricista que esté en resistencia, sino tiene el apoyo de la familia, muy difícil, es muy difícil mantenerse, es por eso que las familias  andan en las marchas. Los hijos fueron los primeros que fueron golpeados, de un nivel que tenían, se vino a bajo.

 

Nosotros lo vivimos en carne propia a una velocidad impresionante, no, porque es muy interesante asistir a la reunión de los trabajadores para discutir. Y es muy interesante ya  la discusión e interpretación  de los acontecimientos. Ahorita lo que  nos está preocupando es que el Estado quiera hacer una represión directa, ahorita por ejemplo en la semana pasada se  corrió el rumor de que querían levantar a los huelguistas a la fuerza y empezaban a mandar mensajes, todos al zócalo, y empezaron a mandar los mensajes  y en quince minutos había mil trabajadores en el zócalo, hicieron barricadas y no dejaron pasar a nadie al zócalo, esa es la respuesta ya de un trabajador electricista, eran las 11:30, quienes tenían coche fueron porque a esa hora, ya no hay manera de transportarse, hicieron miles de cosas para estar ahí, la respuesta fue fuerte y numerosa, ahorita creemos que  se esta provocando para la represión en las marchas o en los mítines, en  fin porque la gente está muy enojada y cualquiera que dice algo se va contra él.

 

Los trabajadores también deciden que van hacer, en la semana, programan qué van hacer en la semana, que vamos  a volantear a tal sindicato, que vamos ir a volantear  a tal metro, que vamos a las mesas, hay unas mesas que están puestas de quejas para la población,  porque la población ha cambiado su actitud, porque le decía que era muy terrible, ahora la población tiene una actitud muy diferente hacía los trabajadores, pero ha sido con base a ese diálogo, remontar cuesta arriba todo lo que los medios de comunicación hicieron en contra nuestra, que la misma persona que le decíamos como venía, y ahora lo está viviendo en carne propia, la población de cómo vienen las tarifas. Nosotros les decíamos, les van a quitar el subsidio, ah no es cierto,  ya lo  están viendo, después de nueve meses lo están viendo, sí, que sí antes se molestaban del tipo de atención que les daban, ahora ya no hay donde quejarse, porque ahora no hay en donde quejarse, entonces eso en cierta medida ha mejorado, pero pues creo que tenemos que trabajar muy duro para parar a este grupo en el poder que nos quieren aniquilar por completo, cualquier grupo, ahorita es el SME, pero cualquier grupo que este en contra con sus dictámenes de sus dictados, de como conducir este país, que todos estemos callados que no hablemos, que todo lo aceptemos  resignadamente, que si nos quitan la jubilación, que nos quiten la jubilación, que si ya no hay prestaciones, la contrarreforma que está presentado el secretario del trabajo, que supuestamente es el que se encarga de que se aplique  la ley federal de trabajo, él está presentando una contrarreforma, en donde ya no  haya sindicatos, todo a favor del patrón, sí una contrarreforma terrible, tenemos que parar todo este tipo de cosas, pero los electricistas solos no vamos poder , por eso estamos hiendo, hablando con los trabajadores, con sus dirigentes, para que volteen a ver que el asunto es muy difícil y muy delicado….

 

Julio de 2010