En Colombia se reúne un Congreso de los Pueblos

Ante el periódico engaño electoral y para aminorar el desencanto de las derrotas sufridas por las fuerzas alternativas que participan en las votaciones, el movimiento social busca sus propios caminos para la construcción de propuestas políticas independientes en las cuales si se pueda edificar y desarrollar la democracia.

La Oligarquía elige

El 7 de agosto se posesionó otro presidente en Colombia, luego de ser elegido en un cuestionado escrutinio electoral, que como un hecho al parecer ya normal, estuvo rodeado de denuncias y de evidencias de fraude. Diversos recursos mediáticos se ponen en acción para justificar ante la población, cómo un candidato que no era favorecido por las encuestas, resulta ganador.  Uno fue el papel jugado por el publicista Rendón, que bajo el reconocimiento y la aceptación del desarrollo real de campañas sucias, teje una cortina de humo que sirve para ocultar el engaño electoral. Es decir, el triunfo queda explicado por estas acciones publicitarias y asunto concluído; no se presentaron entonces más irregularidades; el conteo fue supuestamente limpio. La derrota de las otras opciones, se explica por la preferencia del electorado, aunque se reconozca oficial y abiertamente que fue manipulado como masa.

Un hecho real que rodea las votaciones en Colombia, es el del abstencionismo que es superior al 50% de la población habilitada como votante. Cifra muy similar a la de las personas que viven en la línea de miseria. A la fecha, el 1,7% de los habitantes de Bogotá son de estratos altos, mientras que el 78% subsiste en la pobreza. Relacionando todos estos números se podría concluir que a la mayoría de los ciudadanos no les interesan las elecciones por que independientemente de quién salga elegido, al otro día tendrán que salir con su carreta a buscar su sustento en los desperdicios de la ciudad; en el próximo invierno se levantarán con el lodo en la sala de sus casas o el barranco desprendido pondrá en peligro sus vidas. Esta es la desesperanza del marginamiento y de la falta de liderazgo y humanismo social.

En busca de autonomía

Pero no todo es desilusión; algunos sectores empiezan a convocar alternativas autónomas frente al poder oficial. Es así como el 19 de julio, como preludio de las celebraciones de los 200 años del  “Grito de Independencia “, se reunieron en Bogotá representantes de las diversas regiones y comunidades de país para dar inicio a la realización de un “Congreso de los pueblos”, ente paralelo al oficial y con la intención de legislar. Igualmente el 20 de Julio, de los cuatro puntos cardinales del país llegaron a la capital más de 6 mil manifestantes para dar cumplimiento a la “Marcha por la Independencia”, siendo esta la primera vez que la izquierda decide conmemorar las fechas patrias por fuera de las actividades oficialistas. Marchas similares se cumplieron en las principales ciudades del país

Como dice la “Carta de Quienes somos más para el Sueño de Una Colombia sin Exclusión”, estas jornadas llaman a:

·         Acabar el latifundio

·         Enfrentar la injusticia

·         Derrotar la desigualdad

·         Acabar con el analfabetismo

·         Eliminar el hambre

·         Superar el desempleo y la llamada “informalidad” laboral

·         Hacer del país un territorio soberano y de iguales en la diferencia

·         Proponer en marcha un proyecto propio con un Estado y gobierno inclusivo por un país en paz

El 30 de abril y el 1 y 2  de mayo de 2010 se congregaron cerca de 1000 indígenas, de diferentes regiones del Cauca, incluso de otros territorios indígenas del país, además campesinos, estudiantes y líderes de otros sectores sociales, para la realización del  primer Congreso del Movimiento de los Sin Tierra Nietos de Manuel Quintín Lame en Santander de Quilichao (norte del Cauca), con el objetivo de generar un espacio de reflexión alrededor de temas sociales, políticos y económicos.

A este primer congreso asistieron representantes de 67 organizaciones en total, al igual que fundadores del CRIC (como Marcelino Troches), y otros lideres como Daniel Piñacue. Evento con el que se cuestiona a la dirigencia indígena comprometida con el modelo estatal.

El día primero de mayo, los asistentes participaron de una marcha en conmemoración  al día internacional de los trabajadores y de un sencillo pero sentido homenaje al Libertador Simón Bolívar, posteriormente vino el debate en las diferentes comisiones de trabajo como situación política, crisis económica y social, papel de los movimientos sociales en la solución de la crisis y problemática recursos naturales y medio ambiente.